Breaking

Post Top Ad

Your Ad Spot

jueves, 11 de febrero de 2021

Cómo lidiar con las rabietas


 ¿Su hijo se tira al suelo, grita y patea? No estás solo. Todos los niños hacen rabietas de vez en cuando.


Si bien pueden ser vergonzosos y francamente frustrantes, los berrinches se pueden resolver con un poco de paciencia y perseverancia de tu parte. Estas estrategias de disciplina pueden ayudar a su hijo a ver que no importa lo que le suceda, hacer una rabieta no ayudará.

Razones para las rabietas

Cuando los niños luchan por controlar lo que les sucede emocionalmente, a menudo muestran su frustración a través de su comportamiento. Un niño que no está seguro de cómo lidiar con emociones incómodas como la ira, la tristeza y la decepción, puede tener un ataque. Gritar y patear es su forma de decir: "Ayúdame, estoy fuera de control".

La otra razón principal por la que los niños tienen rabietas es porque quieren tomar el control de la situación. Su objetivo es salirse con la suya y esperar que gritar te ayude a hacer lo que ellos quieren.

Cuando su hijo exhiba un colapso colosal, tómese un minuto para examinar la razón subyacente. Los niños tienen rabietas por dos razones principales: la incapacidad de manejar sus emociones o un intento de controlar la situación.

Prevención

Aunque no todas las rabietas se pueden prevenir, algunos pasos proactivos pueden detener muchas de ellas antes de que comiencen.

Observe cuándo es más probable que su hijo presente rabietas. ¿Es cuando tiene hambre o está demasiado cansado? Si es así, planifique con anticipación y no programe tareas que serán difíciles para su hijo a menos que haya tomado una siesta y un bocadillo saludable .


A veces, las rabietas son el resultado de expectativas inapropiadas de un niño. Por ejemplo, si su hijo recibe un juguete cada vez que va a la tienda con la abuela, puede esperar que usted también le compre un juguete.

La enseñanza previa puede ser una excelente manera de ayudar a los niños a tener expectativas realistas. Antes de ir a la tienda, explíquele lo que puede esperar que suceda. Diga algo como: “Vamos a comprar algunos alimentos y luego nos vamos. Hoy no miramos los juguetes y no compramos juguetes ".


Establezca reglas antes de entrar en situaciones nuevas. Explique lo que quiere que haga su hijo diciendo: "Camina a mi lado y mantén las manos quietas". Advierta a su hijo sobre las consecuencias si no sigue las reglas.

Muéstrele a su hijo formas saludables de manejar los sentimientos incómodos para que sepa qué hacer en lugar de tener una rabieta. Enseñarle a su hijo acerca de los sentimientos puede ayudarlo a aprender formas socialmente apropiadas de lidiar con ellos. Puede incitarlo a que diga "Estoy enojado" o mostrarle cómo respirar profundamente para calmarse.

No ceda para detener la rabieta

Asegúrese de que las rabietas no sean efectivas para su hijo. Si tiene un ataque en la tienda porque quiere que le compres un juguete, no le compres uno. Ceder podría facilitar las cosas a corto plazo porque hará que la rabieta se detenga. A la larga, su hijo solo verá que las rabietas son una buena forma de conseguir lo que quiere.

Recompense a los niños por manejar sus sentimientos de manera adecuada

Proporcione consecuencias positivas cuando su hijo se comporte de manera apropiada. Felicítelo por manejar bien sus sentimientos y señale su buen comportamiento. Diga algo como: "Johnny, ¡te fue tan bien en la tienda hoy escuchando y siguiendo instrucciones!"

Premie a su hijo por comportarse bien. Ofrézcale una calcomanía si pasa por la tienda sin llorar. Si no puede esperar hasta el final del viaje de compras, ofrézcale calcomanías cada dos minutos durante el viaje si se está portando bien. Estas estrategias de disciplina positiva requieren un mayor esfuerzo por adelantado, pero pueden prevenir muchos problemas de comportamiento.

Proporcionar consecuencias negativas para las rabietas

Las rabietas necesitan consecuencias negativas  para que su hijo aprenda a no lanzarlas. Ignorar  el comportamiento puede ser una gran estrategia para reducir las rabietas. Después de todo, no es muy divertido lanzar un ataque sin una audiencia.

Mire para otro lado, finja que no escucha nada y actúe como si no le molestara la rabieta de su hijo. Aunque los gritos pueden ser más fuertes al principio, su hijo eventualmente aprenderá que tener una rabieta no llamará su atención.

A veces, también  se justifica un  tiempo de espera . Si el comportamiento de su hijo es demasiado perturbador para que permanezca en una tienda, por ejemplo, llévelo al automóvil para un tiempo fuera. Luego continúe su viaje de compras cuando esté tranquilo.

Sepa que no está solo en esta experiencia y que la mayoría de los niños siguen un patrón. Un estudio observó 330 rabietas en un entorno clínico con madres e hijos. Descubrieron que la mayoría de las rabietas duran tres minutos. Además, es típico que una rabieta comience con un comportamiento agresivo y luego se disuelva en angustia. Después del estudio, la mayoría de los padres notaron que el comportamiento de sus hijos mejoró, pero cuando volvieron a tener una rabieta, siguió el patrón típico.

Una palabra de Verywell

Las rabietas son comunes y, a menudo, una parte normal del crecimiento de los niños mientras aprenden a lidiar con sus emociones. Utilice algunas de estas técnicas para combatir los ataques y deberían volverse menos frecuentes si es constante. El objetivo es enseñarle formas socialmente apropiadas de lidiar con sus grandes sentimientos. Al enseñarle formas más saludables de expresarse, le está dando una lección que puede utilizar durante toda su vida.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Post Top Ad

Your Ad Spot

Páginas