Breaking

Post Top Ad

Your Ad Spot

miércoles, 10 de febrero de 2021

Cómo criar a un niño emocionalmente inteligente


 Como padre, usted tiene la responsabilidad de alentar a su hijo a desarrollar su inteligencia. Esto significa, por supuesto, inteligencia académica, pero ese no es el único tipo de inteligencia que importa.


La inteligencia emocional se define como la capacidad de una persona para expresar y manejar los sentimientos de manera adecuada, respetando los sentimientos de los demás. Es un conjunto de habilidades que los niños pueden comenzar a aprender a cualquier edad.

Beneficios de la inteligencia emocional

Durante las últimas décadas, los estudios han encontrado que la inteligencia emocional brinda una variedad de beneficios que le servirán a su hijo durante toda su vida. Estas son solo algunas de las formas en que la inteligencia emocional es un activo:

  • Un EQ alto está relacionado con un coeficiente intelectual alto. Los niños con niveles más altos de inteligencia emocional se desempeñan mejor en las pruebas estandarizadas. También tienden a tener calificaciones más altas.
  • Mejores relaciones. Las habilidades de inteligencia emocional ayudan a los niños a manejar los conflictos y a desarrollar amistades más profundas. Los adultos con altos niveles de inteligencia emocional también reportan mejores relaciones en su vida personal y profesional.
  • EQ infantil está relacionado con un mayor éxito durante la edad adulta. Un estudio de 19 años publicado en el American Journal of Public Health encontró que las habilidades sociales y emocionales de un niño en el jardín de infantes pueden predecir el éxito de por vida. Los niños que pudieron compartir, cooperar y seguir instrucciones a los 5 años tenían más probabilidades de obtener títulos universitarios y comenzar a trabajar en trabajos de tiempo completo a los 25 años.
  • Mejora de la salud mental. Las personas con niveles más altos de inteligencia emocional tienen menos probabilidades de sufrir depresión y otras enfermedades mentales.

Los beneficios de la inteligencia emocional tienen sentido. Un niño que puede calmarse a sí mismo cuando se siente enojado probablemente lo hará bien en circunstancias difíciles. Y es probable que un niño que pueda expresar sus emociones de una manera saludable mantenga relaciones más saludables que un niño que grita o dice cosas malas cuando está enojado.


La buena noticia es que todos los niños tienen la capacidad de aprender habilidades de inteligencia emocional. Solo necesitan que los adultos les enseñen cómo hacerlo.


1. Etiquete las emociones de su hijo

Los niños necesitan saber reconocer cómo se sienten. Puede ayudar a su hijo poniéndole un nombre a sus emociones, al menos la emoción que sospecha que siente su hijo.


Cuando su hijo está molesto porque perdió un juego, puede decir: “Parece que se siente realmente enojado en este momento. ¿Está bien?" Si se ven tristes, podrías decir: "¿Te sientes decepcionado de que no vayamos a visitar a los abuelos hoy?"

Las palabras emocionales como "enojado", "molesto", "tímido" y "doloroso" pueden construir un vocabulario para expresar sentimientos. No olvide compartir también las palabras para las emociones positivas, como "alegría", "emocionado", "emocionado" y "esperanzado".


Cuando su hijo está molesto, especialmente cuando sus emociones parecen un poco dramáticas, puede ser tentador minimizar cómo se siente. Pero los comentarios despectivos le enseñarán a su hijo que la forma en que se siente es incorrecta.

Un mejor enfoque es validar sus sentimientos y mostrar empatía, incluso si no comprende por qué están tan molestos. Si su hijo está llorando porque le dijo que no puede ir al parque hasta que limpien su habitación, diga algo como: “Me siento molesto cuando tampoco puedo hacer lo que quiero. A veces es difícil seguir trabajando cuando no quiero ".

Cuando su hijo vea que usted comprende cómo se siente por dentro, se sentirá menos obligado a mostrarle cómo se siente a través de su comportamiento. Entonces, en lugar de gritar y llorar para mostrarte que están enojados, se sentirán mejor cuando hayas dejado en claro que ya comprendes que están enojados.

Los niños necesitan saber cómo expresar sus emociones de una manera socialmente apropiada. Por lo tanto, al decir: “Me duelen los sentimientos” o hacer un dibujo de una cara triste podría ser útil, gritar y tirar cosas no está bien.

La mejor manera de enseñarle a su hijo cómo expresar sentimientos es modelando estas habilidades usted mismo.

Use palabras de sentimiento en su conversación diaria y practique hablar sobre ellas. Diga cosas como, "Me siento enojado cuando veo que los niños se portan mal en el patio de recreo" o "Me siento feliz cuando nuestros amigos vienen a cenar".

Los estudios muestran que los padres emocionalmente inteligentes tienen más probabilidades de tener hijos emocionalmente inteligentes. Por lo tanto, conviértase en un hábito de concentrarse claramente en desarrollar sus habilidades para que pueda ser un modelo a seguir eficaz para su hijo .

Una vez que los niños comprenden sus emociones, necesitan aprender a lidiar con esas emociones de una manera saludable. Saber calmarse, animarse o afrontar sus miedos puede resultar complicado para los más pequeños.

Enseñe habilidades específicas. Por ejemplo, su hijo puede beneficiarse si aprende a respirar profundamente unas cuantas veces cuando está enojado para calmar su cuerpo. Una forma amigable para los niños de enseñar esto consiste en decirles que tomen "respiraciones de burbujas", en las que inhalan por la nariz y exhalan por la boca como si estuvieran soplando a través de una varita de burbujas.

También puede ayudar a su hijo a crear un kit que le ayude a regular sus sentimientos . Un libro para colorear, un libro de bromas favorito, música relajante y lociones que huelen bien son algunos elementos que pueden ayudar a activar sus sentidos y calmar sus emociones. Coloca los artículos en una caja especial que decoran. Luego, cuando estén molestos, recuérdeles que busquen su kit de calma y practiquen el uso de sus herramientas para manejar sus emociones.

Parte de la construcción de la inteligencia emocional implica aprender a resolver problemas. Una vez que los sentimientos han sido etiquetados y tratados, es hora de trabajar en cómo solucionar el problema en sí.

Quizás su hijo esté enojado porque su hermana lo interrumpe constantemente mientras juegan un videojuego. Ayúdelos a identificar al menos cinco formas en las que podrían resolver este problema. Las soluciones no tienen que ser buenas ideas. Inicialmente, el objetivo es simplemente generar ideas.

Una vez que hayan identificado al menos cinco posibles soluciones, ayúdelos a evaluar los pros y los contras de cada una. Luego, anímelos a elegir la mejor opción.

Cuando su hijo comete errores, analice lo que podría haberse hecho de manera diferente y lo que su hijo puede hacer para resolver cualquier problema persistente. Trate de actuar como entrenador, en lugar de como solucionador de problemas. Brinde orientación cuando sea necesario, pero trabaje para ayudar a su hijo a ver que tiene la capacidad de resolver problemas de manera pacífica y efectiva por sí mismo.

No importa cuán emocionalmente inteligente parezca su hijo, siempre hay margen de mejora. Y es probable que haya algunos altibajos durante la infancia y la adolescencia. A medida que envejecen, es probable que se enfrenten a obstáculos que pondrán a prueba sus habilidades. Por lo tanto, conviértase en una meta de incorporar el desarrollo de habilidades en su vida diaria. Cuando su hijo sea pequeño, hable sobre sus sentimientos todos los días.

Hable sobre las emociones que pueden sentir los personajes de los libros o las películas. Discuta las mejores formas en que los problemas podrían haberse resuelto o las estrategias que los personajes podrían usar para tratar a los demás con respeto.

A medida que su hijo crezca, hable sobre situaciones de la vida real, ya sean cosas con las que se encuentra en su vida diaria o si es un problema sobre el que está leyendo en las noticias. Conviértalo en una conversación continua.

Utilice los errores de su hijo como oportunidades para crecer mejor. Cuando se portan mal porque están enojados o porque hieren los sentimientos de alguien, tómese el tiempo para hablar sobre cómo pueden hacerlo mejor en el futuro. Con su apoyo y orientación continuos, su hijo puede desarrollar la inteligencia emocional y la fuerza mental que necesitará para triunfar en la vida.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Post Top Ad

Your Ad Spot

Páginas