Breaking

Post Top Ad

Your Ad Spot

miércoles, 17 de febrero de 2021

5 hechos increíbles sobre los optimistas


 El optimismo no se trata de ser ajeno a las cosas malas. Eso es negación. El optimismo define cómo interpretamos y pensamos sobre nosotros mismos y el mundo que nos rodea. Se trata de:

  • saber cuánto control tienes en una situación
  • esperando un buen resultado cuando toma medidas para controlar lo que puede

Probablemente no sea una sorpresa que los pensadores optimistas tienden a ser más felices que los pensadores pesimistas. Pero hay otros beneficios de ser optimista. Aquí hay cinco que pueden sorprenderte.

1. Los optimistas viven más

La investigación ha vinculado constantemente el optimismo con la salud y la longevidad en general. Los pensadores optimistas tienen tasas más bajas de hipertensión, enfermedades cardíacas e incluso riesgo de cáncer, así como tasas más bajas de mortalidad en general. Estos factores de salud pueden verse influenciados por el enfoque de los optimistas en cuidarse a sí mismos. Los optimistas tienden a hacer más ejercicio, dormir mejor, comer más sano y abstenerse de fumar (pero no es seguro si el optimismo impulsa estos comportamientos o viceversa). 

Un gran estudio publicado en 2019 determinó que los optimistas tienen una esperanza de vida entre un 11% y un 15% más larga que el promedio y es más probable que vivan hasta los 85 años o más. Los optimistas vivían más tiempo, incluso independientemente de variables como el nivel socioeconómico, las condiciones de salud, la depresión, la integración social y los comportamientos saludables. 

Cuando se les da un pronóstico de salud pobre pero manejable, los pesimistas tienen más probabilidades de volverse fatalistas y ver solo una sentencia de muerte inevitable. Los optimistas reconocen la gravedad de su enfermedad, pero es más probable que tomen medidas para afrontarla.

2. Los optimistas tienen mejores vidas amorosas

Los optimistas tienen relaciones románticas de mayor calidad y más duraderas, según investigadores de la Universidad de Stanford. Y, quizás sorprendentemente, estos resultados se mantienen cuando solo un socio es optimista. Los psicólogos creen que el optimismo conduce a una mayor sensación de apoyo percibido por parte de la pareja, lo que ayuda a las parejas a luchar de forma justa. Cuando se les preguntó acerca de un punto de discordia en la relación, tanto los pensadores optimistas como sus socios eran más propensos a decir que el otro socio estaba comprometido en mejorar la relación, lo que lleva a una mayor resolución de conflictos. 

Otras investigaciones muestran que cuanto más idealizamos a nuestros socios, más felices somos en nuestras relaciones.  Otro estudio demostró que parte de lo que hace que las relaciones románticas sean positivas y felices es la resolución cooperativa de problemas vinculada al optimismo. Los optimistas también pueden ayudar a sus socios a estar más saludables y ser más optimistas.

3. Los optimistas tienen más éxito

Así como los optimistas tienden a ser más resistentes fuera del lugar de trabajo, también lo son en el trabajo. Incluso si sus jefes no reconocen que están haciendo un buen trabajo, los optimistas pueden recuperarse y seguir desempeñándose bien. Las personas que son más optimistas también parecen tener una mejor seguridad laboral que los trabajadores menos optimistas, encontró un estudio de 2019. Esta seguridad mejorada puede incluso conducir a un mayor optimismo.

Además, las personas que se sienten optimistas acerca de sus carreras tienen más probabilidades de tener éxito en el trabajo y de sentirse satisfechas con su trabajo.  Hay varias razones posibles para esto, incluido que los optimistas son vistos como más carismáticos, tienen más probabilidades de persistir hasta que se logra su objetivo y les resulta más fácil deshacerse de un mal resultado para que no afecte ellos en su próximo intento. Los gerentes optimistas pueden ser más efectivos para ayudar a otros a ser productivos y alcanzar sus metas.

4. Los optimistas se toman menos días de enfermedad

Las personas con niveles más altos de bienestar subjetivo (una mentalidad que puede incluir optimismo) tienen un sistema inmunológico más fuerte e incluso experimentan una cicatrización de heridas más rápida que otras con niveles más bajos de bienestar.  En un estudio de 2017 que ayudó a promover el bienestar psicológico al enseñar a las personas mayores cómo "identificar y saborear experiencias positivas", los participantes redujeron sus tasas de depresión, síntomas físicos y quejas del sueño en solo ocho semanas. 

Los optimistas se enferman con menos frecuencia y mejoran más rápidamente.

5. Los optimistas se recuperan más rápido y con más fuerza

En un famoso estudio de equipos de natación universitarios de élite (publicado en 1990), los entrenadores les dijeron a los atletas que naden en su mejor evento. Después de las carreras, los entrenadores proporcionaron comentarios falsos sobre los resultados, agregando un par de segundos. Esta diferencia era lo suficientemente pequeña como para ser creíble, pero lo suficientemente grande como para causar decepción en los nadadores. 

Luego se les dio media hora para descansar y, presumiblemente, rumiar sobre el fracaso que acababan de experimentar, y luego repetir el evento. En su segundo intento, los pensadores pesimistas nadaron en promedio un 1,6% más lento que en su primer intento. Los pensadores optimistas, sin embargo, nadaron un 0,5% más rápido que antes. En el competitivo mundo de la natación, la diferencia entre optimistas y pesimistas era la diferencia entre ganar y perder un evento.

Resulta que los optimistas podrían utilizar la falla como combustible para desempeñarse aún mejor en el futuro. Investigaciones más recientes sobre atletas de alto nivel (en este caso, luchadores) muestran que el optimismo ayuda a protegerlos del agotamiento. 


No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Post Top Ad

Your Ad Spot

Páginas