Breaking

Post Top Ad

Your Ad Spot

lunes, 4 de enero de 2021

¿Tienen realmente los padres un hijo favorito?

 


Si usted es como la mayoría de los padres, cuando alguien le pregunta cuál de sus hijos es su favorito, probablemente responda con un enfático "¡ninguno de ellos!"

Sin embargo, resulta que esta respuesta puede no ser completamente precisa. Incluso si no lo reconoce por completo, las investigaciones indican que hay una buena posibilidad de que realmente tenga un favorito.

De hecho, un estudio publicado en el Journal of Family Psychology encontró que el 74% de las mamás y el 70% de los papás informaron un trato preferencial hacia un hijo. Y aunque los padres en el estudio no indicaron qué hijo preferían, los hermanos a menudo pueden informar que sienten cuál es el hijo favorito de los padres.

Sin embargo, normalmente, este favoritismo no tiene nada que ver con amar a un niño más que a otro. En cambio, es más probable que se base en cómo su personalidad resuena más con la personalidad de un niño que con la de otro. Incluso si los padres reconocen esta conexión, todavía se muestran reacios a admitirlo en voz alta por temor a herir los sentimientos del otro niño.

Los padres también tienden a preocuparse de discriminar entre sus hijos y no tratarlos de manera equitativa, incluso si se esfuerzan mucho en no hacerlo. Si está particularmente preocupado por mostrar favoritismo en su crianza, aquí hay algunas cosas que puede hacer para asegurarse de que está tratando a todos sus hijos con el mismo amor, empatía y generosidad.

Examine sus sentimientos

Examinar sus sentimientos hacia cada niño es un buen punto de partida, especialmente si quiere asegurarse de no mostrar favoritismo en su familia. Hacerlo conducirá a una mejor relación con todos sus hijos.

Este autoexamen no solo puede proporcionar información sobre las motivaciones subconscientes, sino que también puede mejorar su crianza y conducir a un entorno familiar más saludable.

Es probable que examinar cómo se siente con respecto a cada uno de sus hijos le ayude a comprender mejor sus pensamientos y sentimientos sobre usted mismo. Saber cómo responde a cada niño y por qué le ayudará a saber qué necesita corregir. Además, tener una mayor comprensión de su propio mundo interno le ayudará a saber por qué hace lo que hace.

Reconocer que los sentimientos pueden ser temporales

Recuerde que sus relaciones con sus hijos no son inamovibles. Toda relación pasa por una temporada. Entonces, si bien puede sentirse más conectado con un niño en un momento particular, es probable que esto cambie.

En consecuencia, si está luchando en una relación con su adolescente pero se lleva felizmente con su estudiante de secundaria, debe reconocer que esta tensión que está experimentando probablemente sea solo temporal. Tampoco es una indicación de que su relación con su estudiante de secundaria nunca experimentará desafíos.

En lugar de hacer amplias generalizaciones sobre sus relaciones con sus hijos, trate de capear cada tormenta como lo haría en cualquier otra relación. Reconozca cuándo están atravesando una fase o identifique por qué las cosas pueden ser desafiantes y ámelas durante esa fase.

La clave es que no permita que las situaciones difíciles empañen su juicio o hagan suposiciones sobre el niño que está luchando por criar en ese momento.

Evite las comparaciones

Todos los niños necesitan saber que tienen cosas que los hacen únicos y especiales. Pero cuando compara a sus hijos, este mensaje se pierde. Incluso el simple hecho de felicitar a un niño frente a otro puede hacer que se pregunten si están a la altura.

Y si a menudo haces comparaciones como "¿Ves qué tan limpia está la habitación de Bailey? Deberías mantener tu habitación así". Las comparaciones entre dos niños a menudo son contraproducentes y hacen que el niño que está siendo comparado con el "niño de oro" simplemente se rinda y se niegue a intentarlo por más tiempo.

Además, los niños naturalmente quieren complacer a sus padres. Cuando los comparas entre sí, esto aumenta sus niveles de ansiedad y estrés y disminuye su autoestima, especialmente cuando comienzan a creer que su hermano es mejor que ellos.

En lugar de hacer comparaciones, asegúrese de señalar constantemente los aspectos positivos de cada niño. Por ejemplo, puede comentar lo duro que trabajó un niño en un proyecto y comentar lo atento que fue otro niño cuando creó una tarjeta para un amigo enfermo.

Sin embargo, podría ser una mejor idea encontrar un momento de tranquilidad para compartir esta información con ellos en privado. Independientemente de si lo haces o no, el niño que no recibe cumplidos asumirá que estás más feliz con el otro niño y olvidará los cumplidos que le has hecho en el pasado.

Resista la necesidad de adaptarse

Acomodar a un niño más pequeño o un niño con necesidades especiales puede ser frustrante para los otros hermanos. Si sienten constantemente que no se les permite ver ciertos programas de televisión porque asusta a su hermano o si no pueden comer ciertos alimentos porque su hermano tiene alergia, pueden comenzar a sentirse resentidos.

Cuando pueda, trate de resistir la tentación de acomodar a un niño sobre el otro. No importa cuán justificada sea la adaptación, siempre se sentirá injusta para el otro niño.

Por supuesto, hay ocasiones en las que no tiene otra opción que adaptarse a su hijo con necesidades especiales o al hijo menor. Pero cuando lo haga, tómese un tiempo para explicarles a sus otros hijos por qué tomó la decisión que tomó. Luego, esté dispuesto a escuchar cómo se sienten al respecto. Sea empático y comprensivo incluso si no puede tomar una decisión diferente.

Hacer las cosas equitativas

Una de las formas más fáciles de asegurarse de no mostrar favoritismo es asegurarse de que las cosas sean equitativas. En otras palabras, en las fiestas, asegúrese de que cada niño tenga la misma cantidad de regalos para abrir y de que haya gastado aproximadamente la misma cantidad de dinero en cada niño. Incluso si tiene que envolver algunos regalos juntos, es importante que un niño no tenga más regalos que el otro.

Otras formas de hacer que las cosas sean equitativas es asegurarse de que los extras que les brinde a sus hijos sean aproximadamente los mismos. En otras palabras, levantar constantemente un juguete para su hijo más pequeño cuando está fuera pero no hacer nada por sus otros hijos puede parecer que está jugando a sus favoritos, incluso si sus otros hijos son demasiado mayores para los juguetes. Si planea comprar un juguete para su hijo menor, intente comprar algo pequeño para sus otros hijos también.

Una palabra de Verywell

Cuando todo esté dicho y hecho, es importante recordar que su relación con cada niño es como cualquier otra relación. Es probable que haya altibajos con muchas experiencias de aprendizaje para ambos.

Al ser proactivo y reconocer qué factores están en juego, podrás evitar mostrar cualquier tipo de favoritismo. Y si bien es normal valorar ciertas características en cada niño, es importante que cada niño reciba un suministro interminable de amor y apoyo incondicional de su parte.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Post Top Ad

Your Ad Spot

Páginas