Breaking

Post Top Ad

Your Ad Spot

miércoles, 6 de enero de 2021

Hablar con sus hijos sobre secretos y privacidad

 

La mayoría de los adultos que les piden a los niños que guarden secretos tienen buenas intenciones. Pero, desafortunadamente, hay una pequeña población de personas que se aprovechan de los niños y su éxito depredador depende de su capacidad para decirle a un niño que mantenga su comportamiento desagradable en un secreto oscuro y profundo. Por eso es fundamental enseñarles a los niños los secretos.

Cómo enseñarle a sus hijos sobre diferentes tipos de secretos

Enséñele a su hijo los diferentes tipos de secretos que probablemente encontrará:

  • Secretos divertidos : los secretos divertidos pueden incluir una fiesta sorpresa o un regalo para alguien. A un niño se le puede decir: "No le digas a mamá lo que le compramos para Navidad" o "No le digas al abuelo que estamos planeando una fiesta de cumpleaños sorpresa para él".
  • Secretos potencialmente dañinos : a veces, se les pide a los niños que guarden secretos con la mejor de las intenciones, pero esos secretos aún pueden ser dañinos. La abuela podría decir: "No le digas a tus padres que te quedaste despierto hasta después de la hora de dormir", o los amigos podrían decir: "¡Come esta galleta, pero no le digas a tu mamá que te la di!" Esos secretos envían el mensaje de que su hijo (u otra persona) podría meterse en problemas por decir la verdad.
  • Secretos peligrosos : los depredadores de niños dependen de los niños para guardar sus secretos. Los perpetradores dicen cosas como: "Este es nuestro secreto y no puedes contárselo a nadie". Pueden amenazar a los niños de diversas formas en un esfuerzo por mantenerlos en silencio. Los niños que no han sido educados sobre secretos a menudo no se atreven a contárselo a nadie.

Cómo hablar con su hijo sobre los secretos

Déjele en claro a su hijo que en su hogar no se guardan secretos. Eduque a su hijo sobre los diferentes tipos de secretos y por qué es importante hablar con un adulto de confianza.

  • Hable con regularidad sobre secretos seguros y no seguros. Empiece a hablar con su hijo a una edad temprana sobre los secretos que no son seguros. Explique que a veces la gente les pide a los niños que guarden secretos porque están haciendo cosas malas. Conviértalo en una conversación regular con su hijo a medida que aumenta su capacidad para comprender el tema.
  • Enséñeles a los niños sobre toques seguros e inseguros. Enséñele a su hijo lo que constituye un "toque seguro" frente a un "toque inseguro". Asegúrese de que comprenda que nadie más que un padre o un médico debe tocar las partes que normalmente están cubiertas por un traje de baño.
  • Utilice la palabra "sorpresa" en lugar de "secreto". Hable de sorpresas saludables, como un viaje sorpresa a la playa o un regalo sorpresa. Explique cómo las sorpresas deberían ser divertidas y todos deberían saber sobre la sorpresa pronto, a diferencia de un secreto que puede ser "para siempre".
  • Analice la importancia de hablar con adultos de confianza. Asegúrese de que su hijo sepa que siempre puede decirle si le piden que mantenga un secreto. Si su amigo le dijo que no podía decírselo a nadie o si una niñera le dijo: "No es asunto de tus padres", asegúrate de que sepa que está bien decírselo de todos modos.

  • Asegúrele a su hijo que decirlo no resultará en un castigo. Los depredadores de niños a menudo les dicen a los niños que se meterán en un gran problema por contarle a alguien lo que está pasando. Asegúrese de que su hijo sepa que no será castigado por decir la verdad o revelar ningún secreto. Además, hable con su hijo sobre la diferencia entre chismorrear y contar.

La diferencia entre secreto y privacidad

Es importante que los niños sepan que existe una diferencia entre el secreto y la privacidad. El hecho de que no vayas a guardar secretos no significa que debas contarle al mundo entero tus asuntos privados.

Hable con su hijo sobre cómo todos deben tener privacidad al usar el baño o al vestirse. Cree reglas domésticas que muestren respeto por la privacidad, como "llamar a puertas cerradas y esperar permiso para entrar".

A medida que su hijo madura, mantenga conversaciones continuas sobre la privacidad. Aunque no quiere fomentar los “secretos familiares”, tampoco quiere que su hijo le anuncie al mundo que está experimentando problemas económicos o que un hermano está fallando en matemáticas.

Mantenga conversaciones continuas sobre el derecho a la privacidad de cada miembro de la familia y sobre cómo compartir historias potencialmente embarazosas no es algo amable. Busque momentos de aprendizaje y mantenga conversaciones continuas sobre la importancia de respetar la privacidad y no guardar secretos.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Post Top Ad

Your Ad Spot

Páginas