Breaking

Post Top Ad

Your Ad Spot

martes, 5 de enero de 2021

Disciplina de niños en edad preescolar: estrategias y desafíos

Disciplinar a un niño en edad preescolar requiere una combinación de arte y ciencia. También requiere una gran agilidad. Lo que funcionó la semana pasada puede que ya no sea efectivo. 

La paciencia y la coherencia pueden ser clave para abordar los problemas de conducta de su hijo de tres, cuatro o cinco años . Al mismo tiempo, es posible que deba usar un poco de prueba y error a veces para ver qué estrategias de disciplina funcionan mejor para su familia.


Comportamiento típico de un niño en edad preescolar

El desarrollo incipiente de un niño en edad preescolar significa que su hijo querrá ser independiente. Esta búsqueda de autonomía puede presentar nuevos desafíos para los padres en términos de comportamiento y necesidades disciplinarias. Y su hijo podría disfrutar experimentando con nuevos comportamientos solo para ver cómo responde. 

La transición al preescolar puede hacer que su hijo experimente ansiedad por separación.   O pueden tener miedo de interactuar con otros niños y maestros.

Los niños de esta edad también pueden estar experimentando empujando fronteras y límites y pueden mostrar desafío. Es posible que se sientan frustrados por no poder hacer lo que quieren hacer porque sus habilidades motoras aún no están tan refinadas. Estas frustraciones y ansiedades a menudo puede conducir a problemas de comportamiento, como desafío,  charla posterior ,  perder el tiempo , y mucho más.

Los niños en edad preescolar tienen un conocimiento básico del bien del mal. Pueden seguir reglas simples y a menudo aspiran a complacer a los adultos. Sin embargo, no comprenden la lógica de los adultos, por lo que a veces les cuesta tomar decisiones saludables.

Aunque deberían estar desarrollando un mejor  control de los impulsos , su hijo todavía necesitará mucho trabajo en esta área. Pueden gritar, decir cosas malas o exhibir arrebatos. A menudo prueban las reglas y los límites, pero deberían comenzar a desarrollar una mejor comprensión de las consecuencias directas de su comportamiento.

Comportamiento típico
  • Ansiedad de separación

  • Frustración

  • Empujando fronteras

  • Puede seguir reglas simples

  • Desarrollar el control de los impulsos

Desafíos de comportamiento
  • Acostado

  • Gimoteo

  • Volviendo a hablar como un bebé

  • Desafío

  • Comportamiento agresivo

Desafíos comunes

Mentir es un desafío común en los niños en edad preescolar.  A veces, sus historias son un intento de salir de problemas y, en otras ocasiones, simplemente usan su imaginación para contar historias inverosímiles.  

El lloriqueo es otro problema común durante los años preescolares.  Los niños en edad preescolar a menudo piensan que si dices que no la primera vez, mendigar y lloriquear te obligarán a cambiar de opinión. Pero tenga en cuenta que si logran molestarlo y someterlo una vez, estarán convencidos de que pueden hacerlo nuevamente.


En muchos hogares, el lenguaje infantil se encuentra en la parte superior de la lista de comportamientos preescolares molestos. Pero volver a hablar como un bebé puede ser una parte normal del desarrollo preescolar. A veces, los niños en edad preescolar lo usan para llamar la atención. Otras veces, retroceden debido al estrés o la ansiedad. Por ejemplo, un niño puede comenzar a hablar como un bebé justo antes de ingresar al jardín de infancia porque está nervioso por la transición.

Aunque los niños en edad preescolar a menudo quieren ayudar, también les gusta afirmar su independencia. Es común que digan "¡No!" cuando les dices que hagan algo solo para ver cómo reaccionas.

La mayoría de los niños en edad preescolar han adquirido un poco de dominio sobre las  rabietas,  pero aún no han logrado el suficiente control de los impulsos para prevenir el comportamiento agresivo ocasional. Golpear, patear y morder aún puede ser un problema.

Estrategias de disciplina que funcionan

Una disciplina eficaz debe incluir consecuencias negativas que impidan que se repita la mala conducta y consecuencias positivas que motiven a su hijo a seguir haciendo un buen trabajo.  Si bien su plan debe adaptarse al temperamento de su hijo, las siguientes estrategias de disciplina suelen ser más efectivas para los niños en edad preescolar.

Elogie el buen comportamiento

Brinde muchos elogios y aliento para promover el buen comportamiento. Solo asegúrate de que tu elogio sea genuino. En lugar de decir: "Eres el mejor niño del mundo", di "Gracias por poner tu plato en el fregadero cuando te lo pedí".

Coloque a su hijo en un rincón de descanso o calma

Use un tiempo de espera automático para las violaciones importantes de las reglas, como la agresión, o para aquellos momentos en que su hijo no escucha una instrucción. Podría decir: "Está bien estar decepcionado, pero no está bien batear. Es hora de ir a la esquina de la calma y practicar nuestra respiración abdominal".

Quitar privilegios

Si su niño en edad preescolar se niega a ir al tiempo fuera o la ofensa no es digna de unos minutos de la acción, intente eliminar un privilegio relacionado con el comportamiento. Comuníquese con su hijo: "Desde que le arrojó el juguete a su amigo, el juguete está en tiempo muerto durante diez minutos".

Crea un sistema de recompensas

Si su hijo tiene problemas con un comportamiento específico, como quedarse en su propia cama toda la noche, cree una tabla de calcomanías . Luego, dígales que una vez que ganen una cierta cantidad de calcomanías (como tres o cinco), pueden obtener una recompensa mayor, como elegir una película especial para ver. Los sistemas de recompensas se pueden eliminar gradualmente después de que su hijo haya aprendido las habilidades que necesita para alcanzar sus metas.

Tenga en cuenta que es importante determinar el motivo subyacente del comportamiento. ¿Por qué su hijo tiene problemas para quedarse en la cama por la noche? Discuta esto de manera calmada y directa, con mucha empatía. Una vez que determine la razón del comportamiento, pueden resolver el problema juntos.

Prevención de problemas futuros

Cuando se trata de disciplinar a un niño en edad preescolar, la prevención puede ser la mejor estrategia. Vaya un paso por delante teniendo en cuenta las situaciones que probablemente sean difíciles para su hijo. 

La mayoría de los niños en edad preescolar tienen dificultades para controlar su comportamiento cuando tienen hambre, están cansados ​​o abrumados. Por lo tanto, prepare bocadillos, descanse lo suficiente y planifique salidas para cuando es probable que su hijo esté en su mejor momento. Establezca una rutina diaria para que su hijo sepa lo que se espera de él durante el día. Los niños en edad preescolar se desempeñan mejor cuando tienen  mucha estructura . 

Cree también reglas y límites claros. Explique sus expectativas antes de entrar en situaciones nuevas (como cómo comportarse en la biblioteca) y advierta a su hijo sobre las consecuencias de romper las reglas.

Muchos de los problemas de conducta que presentan los niños en edad preescolar son el resultado de sus luchas para controlar sus emociones, especialmente la ira. Enséñele a su niño en edad preescolar habilidades simples para el manejo de la ira. Por ejemplo, sople burbujas con su hijo como una forma de enseñarle a tomar respiraciones profundas y relajantes y enséñele a usar "respiraciones de burbujas" cuando se sienta enojado.

Establece reglas de la casa sobre el comportamiento agresivo. Enséñele a su hijo que está bien sentirse enojado, pero no está bien herir a alguien o destruir una propiedad.

Si bien su hijo en edad preescolar tiene una mejor comprensión de las habilidades del lenguaje, es importante que su comunicación sea breve y efectiva.   Sáltese las largas conferencias y establezca buenos hábitos de comunicación con su hijo ahora. Aquí hay varias formas efectivas de comunicarse con su niño en edad preescolar:

  • Sea breve y dulce . No es necesario entablar una discusión prolongada sobre por qué un comportamiento es inaceptable. Con los niños pequeños, es mejor mantener las cosas simples y específicas.
  • Establezca prácticas de comunicación saludables .   Cree estrategias que le ayudarán a usted y a su hijo a hablar sobre los problemas de conducta y las soluciones. Por ejemplo, puede tener un lugar especial en la casa donde usted y su hijo abordan temas importantes. También podría convertir en una regla de la casa que los conflictos y problemas se discutan después de un período de calma cuando las soluciones se pueden abordar mejor de una manera tranquila.
  • Ofrezca opciones limitadas. Ofrecer opciones ilimitadas, como preguntar: "¿Qué te gustaría cenar?" puede generar conflictos cuando un niño carece de las habilidades necesarias para tomar buenas decisiones. Ofrezca dos buenas opciones para elegir, como "¿Prefieres limpiar tu habitación antes o después de la cena?" Cualquiera de las dos opciones es una buena respuesta siempre que se haga.
  • Habla de alternativas .  Cuando su niño se porta mal, enséñeles formas alternativas de satisfacer sus necesidades. Si arrojan un juguete cuando están enojados, hable sobre otras estrategias que podrían haberlos ayudado a abordar esos sentimientos. En lugar de simplemente castigar a su hijo por portarse mal, ayúdelo a tomar mejores decisiones en el futuro. Haga preguntas como, "Si el bebé agarra su juguete, ¿qué podría hacer en lugar de empujarlo?"
  • Da instrucciones efectivas .   Dar buenas instrucciones  aumenta las posibilidades de que su hijo escuche. Coloque una mano sobre el hombro de su hijo o establezca contacto visual antes de intentar dar instrucciones. Después de dar las instrucciones (un paso a la vez), pídale a su hijo que repita lo que usted dijo para asegurarse de que comprenda.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Post Top Ad

Your Ad Spot

Páginas