Breaking

Post Top Ad

Your Ad Spot

viernes, 15 de enero de 2021

Cómo afecta el FOMO a los adolescentes y adultos jóvenes

 


"¡Te lo perdiste totalmente!" Esta frase infunde miedo en los corazones de los adolescentes más que casi cualquier otra cosa que puedas decirles. De hecho, perderse algo molesta tanto a la mayoría de los adolescentes que incluso hay una palabra especial para esa sensación de malestar que sienten en la boca del estómago: FOMO.

¿Qué es FOMO?

En términos simples, FOMO significa "miedo a perderse". FOMO, que se agregó al Oxford English Dictionary en 2013, se refiere a esa sensación de nerviosismo o ansiedad que tiene una persona cuando se da cuenta de que no está asistiendo a un evento social, ya sea porque no fue invitada o simplemente no tenía ganas de ir. 

En general, FOMO hace que las personas asuman que tienen un rango social bajo. Esta creencia, a su vez, puede generar ansiedad y sentimientos de inferioridad. Además, FOMO es especialmente común en personas de 18 a 33 años. De hecho, una encuesta encontró que alrededor de dos tercios de las personas en este grupo de edad admitieron experimentar FOMO con regularidad. 

Por qué la gente experimenta FOMO

Históricamente, la gente siempre se ha preocupado por su situación social. Pero con la llegada de las redes sociales, FOMO se ha convertido en un problema aún mayor, especialmente para los jóvenes que parecen estar siempre en línea, revisando las actualizaciones de estado y las publicaciones de sus amigos. Entonces, cuando los jóvenes se pierden una fiesta, no se van de vacaciones familiares un verano o no asisten al baile de la escuela, pueden sentirse un poco menos geniales que los que lo hicieron y publicaron fotos en línea. 

Mientras tanto, la investigación sugiere que las personas que experimentan FOMO tienen más probabilidades de valorar las redes sociales.   De hecho, algunos psicólogos incluso sugieren que el miedo a perderse es lo que hace que las plataformas de redes sociales sean tan exitosas. Por ejemplo, afirman que FOMO impulsa a las personas a usar la tecnología para que otros sepan no solo lo que están haciendo, sino también cuánto se divierten haciéndolo.

Pero esto no debería sorprendernos. Es muy fácil para los adolescentes definir sus vidas en función de lo que ven en línea. De hecho, observar, criticar y dar me gusta a cada movimiento que alguien más hace en línea es lo que los lleva a comparar constantemente sus propias vidas con estas publicaciones.


Si les pregunta a los adolescentes si experimentan ansiedad en las redes sociales, la mayoría respondería que no. Pero de lo que no se dan cuenta es de que si están estresados ​​o preocupados por lo que ven en línea, es probable que experimenten FOMO, especialmente si están mucho en línea.

De hecho, cuando los adolescentes y los adultos jóvenes viven sus vidas a través de un filtro virtual, son más propensos a experimentar FOMO. Y con al menos el 24% de los adolescentes en línea casi constantemente, no debería sorprender que FOMO esté alcanzando proporciones epidémicas.

El problema es que la preocupación incesante por lo que hacen los demás solo hace que los adolescentes pierdan aún más sus propias vidas. De hecho, FOMO hace que las personas mantengan su atención enfocada hacia afuera en lugar de hacia adentro. Esto, a su vez, puede hacer que pierdan su sentido de identidad y luchen con una baja autoestima .   Pero peor aún, cuando están luchando con FOMO, eso significa que están tan concentrados en lo que otros están haciendo que se olvidan de vivir sus propias vidas.

Un estudio encontró que cuantas más personas usan Facebook, peor se sienten minuto a minuto.   Su sentido general de satisfacción es peor porque sienten la necesidad de estar constantemente conectados con lo que hacen los demás. Mientras tanto, otro estudio encontró que un tercio de las personas se sentían peor mientras estaban en Facebook, especialmente si estaban viendo las fotos de las vacaciones de otra persona. 

Mientras tanto, la Encuesta Nacional de Estrés y Bienestar en Australia encontró que el 60% de los adolescentes dijeron que se sintieron preocupados cuando descubrieron que sus amigos se estaban divirtiendo sin ellos.   Y el 51% dijo que se sentía ansioso si no sabía lo que estaban haciendo sus amigos. Además, los investigadores dijeron que existe una correlación muy real entre la cantidad de horas dedicadas a la tecnología digital y niveles más altos de estrés y depresión.

Según Project Know, los adolescentes también pueden sentirse presionados a consumir drogas o alcohol con el fin de mantenerse al día con amigos o celebridades que siguen en las redes sociales. También pueden tener niveles más bajos de satisfacción con sus vidas, lo que los hace especialmente vulnerables a otros problemas de salud mental . Otra consecuencia de FOMO es el aprendizaje distraído y la conducción distraída . Por ejemplo, los adolescentes con altos niveles de FOMO eran más propensos a consultar sus redes sociales durante la clase o mientras conducían. Además, también eran más propensos a enviar mensajes de texto y conducir.

Una forma en que los adolescentes pueden hacer frente al FOMO es practicar lo que se conoce como reencuadre , que es un ejercicio mental diseñado para ayudarlos a ver las situaciones de manera diferente.   Y cuando se trata de FOMO, puede ser extremadamente útil para cambiar los patrones de pensamiento negativos. A continuación, presentamos algunas formas en las que su adolescente puede comenzar a replantear su pensamiento.

Seguimiento de pensamientos negativos

Una cosa que los adolescentes pueden hacer para sobrellevar el FOMO es registrar sus pensamientos y sentimientos negativos en un diario. Esto les permite observar con qué frecuencia se sienten negativos acerca de sí mismos o de sus vidas.

La clave es realizar un seguimiento de la frecuencia con la que experimentan pensamientos y sentimientos negativos y anotar lo que estaban haciendo cuando ocurrieron esos pensamientos. Más tarde, puede analizar el diario y determinar si existe un patrón de negatividad y qué es posible que deba cambiar para sentirse mejor con ellos mismos y con su vida.

Reemplaza los pensamientos negativos por otros más razonables

El seguimiento de los pensamientos negativos también les permite a los adolescentes reconocer las palabras y frases negativas que se repiten a sí mismos. Luego, cuando se dan cuenta de que se están diciendo algo negativo a sí mismos , pueden redirigir sus pensamientos y reemplazar las palabras negativas con algo positivo. 

Programe pausas tecnológicas y haga algo más

Por supuesto, apagar la tecnología parece una cura natural para FOMO. Pero simplemente apagar el teléfono o "no molestar" no borra los sentimientos que causa FOMO. Es posible que los adolescentes sigan preocupados porque se están perdiendo algo, incluso si no están en las redes sociales.

La clave es apagar la tecnología y hacer algo completamente diferente como leer un libro, darle un cambio de imagen a un amigo, hornear galletas, cualquier cosa que les permita enfocarse en algo más que en las redes sociales. Otra opción es programar horarios específicos cada día para consultar las redes sociales. Al hacer esto, los adolescentes no están pegados a sus pantallas y son más productivos si solo revisan las redes sociales en momentos establecidos todos los días en lugar de desplazarse sin cesar por Instagram.

Sea realista sobre la disponibilidad

Anime a los adolescentes a reconocer que tienen un tiempo limitado y que no pueden estar en todas partes y hacer todo. Entonces, naturalmente, habrá fiestas o eventos a los que no podrán asistir. Pero esto no significa que necesariamente se estén perdiendo algo. Las fotos pueden engañar. Y aunque parezca que sus compañeros están pasando el mejor momento de sus vidas, puede que este no sea el caso.

Nunca deben permitir que el hecho de que no puedan estar en algún lugar afecte su visión de sí mismos. Asegúrese de que no adopten la creencia de que su vida es aburrida y que nunca hacen nada divertido.

Practica la atención plena

Mindfulness es un ejercicio en el que la persona aprende a concentrarse intensamente en lo que está haciendo en ese momento. Ya sea que se trate de algo tan mundano como sumergirse en una tina o caminar por un sendero en el bosque, el objetivo de la atención plena es que los adolescentes se concentren completamente en lo que están haciendo en ese momento.

Por ejemplo, si se sumergen en la bañera, es posible que se centren en la temperatura del agua, la sensación del baño de burbujas entre los dedos de los pies y el olor de los aceites esenciales que rociaron en la bañera. En otras palabras, se concentran tan intensamente que no hay espacio en sus cerebros para la preocupación y los sentimientos de ansiedad. 

Una palabra de Verywell

Recuerde a sus hijos adolescentes que, aunque pueden ver muchas fotos hermosas con caras sonrientes, la mayoría de las personas de su edad solo publican sus mejores fotos en línea. Por lo general, comparten imágenes de eventos y actividades que muestran su yo más idealizado.

En lugar de compararse con estas fotos, anime a sus adolescentes a desplazarse por Instagram, Snapchat y Twitter con ojos escépticos. Deben recordar que, aunque parezca que sus compañeros pueden estar pasando el mejor momento de sus vidas, probablemente también pasen tantas noches aburridas en casa viendo Netflix. Nadie vive una vida perfecta e idealizada, a pesar de que las redes sociales les permiten fingir que sí.

Anime a su hijo adolescente a estar atento a las cuentas que sigue. Si solo están siguiendo relatos de personas que no se parecen en nada a ellos o que están participando en actividades o estilos de vida que están muy lejos de su vida actual, es más probable que se sientan mal consigo mismos y con su vida también.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Post Top Ad

Your Ad Spot

Páginas