Breaking

Post Top Ad

Your Ad Spot

martes, 8 de diciembre de 2020

Una descripción general de los niños pequeños

 




¿Son los dos realmente tan terribles? La etapa del niño pequeño puede ser difícil para los padres, pero también divertida y gratificante: su hijo continúa desarrollándose emocional, cognitiva y socialmente, lo que lo hace curioso y ansioso por explorar y, a veces, propenso a probar los límites.

La etapa del niño pequeño se llama así por el término “caminar”, la forma en que los niños se mueven cuando aprenden a caminar por primera vez. También se le conoce comúnmente como los “terribles dos”. Sin embargo, la mayoría de los padres y expertos en realidad consideran que la etapa del niño pequeño abarca aproximadamente de uno a tres años, un rango amplio en términos de desarrollo infantil.

Puede esperar que la progresión de su hijo desde la infancia hasta los años de la niñez y los años preescolares incluya muchas transiciones. Y, si bien los saltos pueden no ser tan obvios como gatear o caminar, su hijo seguirá cambiando (y moviéndose) a un ritmo rápido.

Aquí hay algunas cosas que debe tener en cuenta mientras intenta mantenerse al día con su pequeño:

Hitos del desarrollo

Como padre, es importante recordar que los niños se desarrollan a su propio ritmo; no hay necesidad de estar demasiado atrapado en edades y etapas exactas. Y su pediatra es un gran recurso si tiene preguntas específicas sobre su hijo.

Si bien existe un rango de lo que se considera desarrollo “normal” durante los años de la niñez, existen habilidades motoras gruesas, motrices finas, de lenguaje, sociales y emocionales comunes que los padres pueden esperar que los niños desarrollen durante estos años.

Comprender lo que está sucediendo en el desarrollo puede ayudarlo a apoyar las nuevas habilidades de su hijo y a manejar los inevitables altibajos de esas transiciones.

Durante estos dos años, su pequeño pasará de dar algunos pasos tentativos a correr, saltar y moverse con mayor coordinación; de usar un puñado de palabras a tener un vocabulario amplio (y hablar como una tormenta); y de poder concentrarse durante tres minutos o menos a tener una mayor capacidad de atención que abre la puerta a todo tipo de nuevas actividades para niños pequeños.

Ocupaciones

Para los niños pequeños, jugar es trabajo. El simple acto de jugar ayuda a los niños pequeños a desarrollar aún más sus habilidades motoras, aprender conceptos importantes como colores y números, y agudizar habilidades como resolución de problemas, pensamiento crítico, creatividad y más.

Un niño pequeño ocupado siempre está en movimiento y mantenerlo interesado y concentrado puede ser difícil. A medida que aumenta la capacidad de atención de su niño pequeño y su comportamiento se vuelve más predecible y manejable, encontrará muchas oportunidades para probar nuevas actividades.

Las diferentes actividades, tanto individuales como grupales, también son una excelente manera de ayudar a su niño a aprender nuevas habilidades, agregar estructura a su día, promover las habilidades motoras gruesas y finas y apoyar el desarrollo cognitivo.

Los niños pequeños son curiosos por naturaleza, lo que hace que esta etapa sea el momento perfecto para algunas clases de padres e hijos. Desde fútbol hasta yoga, desde idiomas extranjeros hasta arte y desde música hasta movimiento, hay una clase para cada niño pequeño.

Si las actividades organizadas no son lo suyo (o no se ofrecen en su área), hay muchas cosas que puede hacer con su hijo en casa y en su vecindario. Es importante incorporar mucho juego y ejercicio físico en el día de su hijo pequeño.

Según la Asociación Nacional para el Deporte y la Educación Física, los niños pequeños deben realizar al menos 30 minutos de actividad física estructurada todos los días, así como una hora adicional o más de actividad física no estructurada.

Estas actividades no tienen por qué ser complicadas: pasar tiempo en el parque o simplemente llevar a su niño a dar un paseo por el vecindario son buenas opciones.

Nutrición y comidas

Ahora que su hijo puede comer todos los mismos alimentos que usted (con algunas excepciones), es hora de comenzar a concentrarse en alimentarlo con una dieta saludable y bien equilibrada. La etapa del niño pequeño es un momento perfecto para presentarle a su hijo nuevos alimentos, crear hábitos saludables y ayudarlo a aprender a alimentarse por sí mismo.

Desafortunadamente, aunque algunos niños pequeños son aventureros a la hora de comer, no es raro que sean quisquillosos con la comida o pasen por una fase delicada. Es importante asegurarse de que su niño esté recibiendo suficientes nutrientes, pero no hay necesidad de entrar en pánico. Tenga en cuenta que, si bien su niño pequeño puede negarse a cenar, es probable que todavía esté ingiriendo muchas calorías.

De hecho, la Academia Estadounidense de Pediatría afirma que una buena pauta para el tamaño de las porciones de los niños pequeños es que deben igualar aproximadamente un cuarto del tamaño de las porciones de un adulto.

Permitir que su niño pequeño sea más independiente durante la hora de la comida también puede ayudar a aliviar las crisis nerviosas y la negativa a comer. Los niños pequeños aprenden imitando a mamá y papá, y las comidas no son diferentes.

Dormir

Si bien muchos niños pequeños duermen toda la noche, los problemas para dormir no son infrecuentes y algunos niños pequeños todavía experimentan el despertar nocturno. La falta de sueño puede provocar rabietas y mal humor en general. Tenga en cuenta que su niño todavía necesita hasta 15 horas de sueño al día, por lo que es importante que siga una rutina que incluya muchas siestas y una hora de acostarse temprano.

La etapa del niño pequeño también suele incluir la transición de dormir en una cuna a dormir en una cama grande para niños, aunque los padres no deben sentirse presionados para hacer el cambio a cierta edad. Si su hijo todavía se siente cómodo en una cuna, generalmente no hay una razón para moverlo hasta que sea mayor.

Entrenamiento para ir al baño

Dos palabras que infunden miedo en los corazones de los padres de niños pequeños en todas partes: entrenamiento para ir al baño. El entrenamiento para ir al baño es un gran hito para los niños pequeños y, si bien es un desafío para los padres, la mayoría de las mamás y los papás esperan con ansias la vida después de los pañales.

Empujar a un niño a aprender a ir al baño demasiado pronto puede ser contraproducente. Muchos métodos de entrenamiento para ir al baño prometen resultados, pero estas técnicas no funcionan a menos que su hijo esté listo. Hay hitos de desarrollo específicos que su hijo debe alcanzar antes de que usted aborde el entrenamiento para ir al baño y, para empezar, también debe considerar si su niño está realmente interesado en el orinalito o no.

Una vez que haya determinado que su hijo está listo para deshacerse de los pañales, asegúrese de estar armado con el equipo adecuado para hacer el trabajo.

Disciplina

Los niños pequeños son conocidos por poner a prueba los límites con mamá y papá.

Disciplinar a los niños pequeños puede ser muy frustrante para los padres porque los niños pequeños no siempre pueden comunicar completamente por qué se portan mal o entender completamente lo que están haciendo mal.

Y, debido a que los niños pequeños todavía están aprendiendo a interactuar con los demás, necesitan disciplina que les ayude a enseñarles un comportamiento socialmente apropiado.

Tenga en cuenta que un niño pequeño puede tener una rabieta o portarse mal debido a una serie de factores, que incluyen agotamiento, hambre, frustración, un cambio en la rutina o una transición importante. Los padres deben ser conscientes de por qué un niño pequeño tiene una rabieta, no solo concentrarse en la disciplina.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Post Top Ad

Your Ad Spot

Páginas