Breaking

Post Top Ad

Your Ad Spot

miércoles, 30 de diciembre de 2020

Señales de advertencia de comportamiento infantil normal y anormal

 


Se supone que los niños a veces rompen las reglas. Poner a prueba los límites es cómo aprenden sobre sí mismos y el mundo. Las consecuencias que les das les enseñan importantes lecciones de vida.

A veces, sin embargo, los problemas de comportamiento pueden ser un signo de un problema más grave. Cuando se trata de diferenciar entre problemas de conducta normales y anormales , es importante saber un poco sobre el desarrollo infantil. Lo que es normal para un niño en edad preescolar no es normal para un adolescente.

Comportamiento preescolar normal

A medida que los niños en edad preescolar buscan la independencia, es normal que discutan y ejerzan su derecho a decir "no". Por lo general, vacilan entre exigir que son un niño grande que puede hacer todo por sí mismos y usar el lenguaje infantil para declarar que necesitan ayuda con una tarea simple.

Los niños en edad preescolar pueden presentar rabietas ocasionales, pero deberían tener más control sobre sus emociones e impulsos en comparación con cuando eran niños pequeños. Cualquier berrinche en esta etapa debe ser más corto y menos intenso que en los años pequeños.

Los niños de 4 y 5 años pueden exhibir alguna agresión menor, pero deberían aprender a usar sus palabras en lugar de violencia. 

Comportamiento normal de los niños en edad escolar

A medida que los niños de la escuela primaria asumen más responsabilidades, a menudo quieren más libertad de la que pueden manejar. Es probable que necesiten una buena cantidad de orientación cuando se trata de hacer las tareas del hogar, completar sus tareas y cuidar su higiene. A medida que comienzan a resolver problemas por sí mismos y prueban nuevas actividades, pueden tener dificultades para lidiar con el fracaso.

Los estudiantes de primaria generalmente necesitan un poco de ayuda para lidiar con las emociones incómodas ,  como la frustración y la ansiedad, y es común que no tengan control de los impulsos verbales.

Comportamiento normal de los preadolescentes

Cuando los niños llegan a la adolescencia, su independencia incipiente a menudo se refleja en su actitud hacia sus padres. Es normal que los preadolescentes se opongan y discutan levemente cuando comienzan a tratar de separarse de sus padres. 

Los preadolescentes pueden tener dificultades con las habilidades sociales y pueden informar frecuentes desacuerdos con sus amigos. También tienden a carecer de la capacidad de reconocer las consecuencias a largo plazo de su comportamiento. Los preadolescentes necesitan atención positiva  para reforzar su buen comportamiento durante estos años incómodos.

Concéntrese en enseñarle a su hijo habilidades para la vida, como lavar los platos, así como habilidades sociales, como cómo saludar a una nueva persona. Busque momentos de aprendizaje y convierta los errores de su hijo en oportunidades de aprendizaje.

Comportamiento normal de los adolescentes

A los adolescentes a menudo les gusta pensar que son adultos, pero aún necesitan ayuda para tomar decisiones saludables. Esté preparado para lidiar con una variedad de fases en las que su adolescente puede entrar mientras intenta determinar quiénes son como individuo. Por ejemplo, es común que los adolescentes cambien de grupo social o prueben nuevos peinados o estilos de ropa mientras intentan establecer su identidad. 

Los adolescentes deberían haber mejorado su autodisciplina cuando se trata de hacer sus deberes o hacer sus tareas a tiempo. Todavía pueden estar bastante malhumorados y es normal una leve falta de cumplimiento y desafío . 

La rebelión menor también es normal, ya que los adolescentes a menudo quieren mostrarles a sus padres que pueden tener control sobre sus propias vidas.  Mientras su hijo adolescente viva bajo su techo, es importante establecer reglas claras y cumplir con las consecuencias.

Cuándo preocuparse

Estas señales de advertencia generales pueden indicar problemas de conducta más graves, especialmente cuando se los compara con lo que es apropiado para el desarrollo. Si le preocupa el comportamiento de su hijo, hable con el médico de su hijo. Pueden ayudarlo a determinar si el comportamiento de su hijo es normal o si se necesita una derivación a un especialista.

Dificultad para manejar las emociones

Aunque es normal que los niños en edad preescolar tengan rabietas ocasionales  , los niños mayores deben poder afrontar sus sentimientos de una manera socialmente apropiada. Si su hijo no puede controlar su ira, frustración o decepción de una manera apropiada para su edad, podría tener un problema emocional subyacente.

Control de impulsos deficiente

El control de los impulsos se desarrolla lentamente con el tiempo. Los niños que se vuelven agresivos después de comenzar la escuela o los niños que le gritan a su maestro cuando son adolescentes, probablemente necesiten ayuda para desarrollar mejores habilidades.

No responder a la disciplina

Es normal que los niños repitan sus errores de vez en cuando para ver si sus padres cumplen con la disciplina. Pero no es normal que un niño muestre el mismo comportamiento repetidamente si aplica una disciplina constante. Si su hijo continúa exhibiendo la misma mala conducta independientemente de las consecuencias, podría ser un problema como el trastorno de oposición desafiante .

Luchas en la escuela

El comportamiento que interfiere con la escuela no es algo que deba ignorarse. Esta mala conducta puede indicar un trastorno de conducta subyacente o una discapacidad de aprendizaje . Ser expulsado de la clase, meterse en peleas en el recreo y tener dificultades para concentrarse en la tarea son posibles señales de advertencia.

Problemas con las interacciones sociales

Cuando el comportamiento interfiere con la interacción social, esto es motivo de preocupación. Es normal que los niños tengan discusiones con sus compañeros, pero si el comportamiento de su hijo les impide tener amigos, eso es un problema. Los niños deben poder desarrollar y mantener relaciones saludables con sus compañeros.

Comportamiento sexualizado

Los comportamientos sexualizados que no son apropiados para el desarrollo son una señal de advertencia, a menudo de exposición al trauma o abuso sexual. Es normal que los niños sientan curiosidad por el sexo opuesto y quieran saber de dónde vienen los bebés. Pero el  comportamiento sexualizado nunca debe ser coercitivo, a ninguna edad.

Auto lastimarse

Siempre que alguien (adulto o niño) se autolesiona, debe prestar atención. Golpearse la cabeza, quemarse o cortarse son comportamientos que deben ser evaluados por un profesional de la salud mental .  También es importante que un niño evalúe a un profesional si se habla de suicidio.

Si su hijo tiene pensamientos suicidas, comuníquese con la Línea Nacional de Prevención del Suicidio al 1-800-273-8255 para recibir apoyo y asistencia de un consejero capacitado. Si usted o un ser querido está en peligro inmediato, llame al 911.

Para obtener más recursos de salud mental, consulte nuestra Base de datos de la línea de ayuda nacional .

Una palabra de Verywell

Los problemas menores de comportamiento a menudo se pueden abordar cambiando su estrategia de disciplina. Busque formas de hacer que la disciplina sea más eficaz. Por ejemplo, si ha estado castigando a su hijo por no hacer su tarea, intente ofrecer una consecuencia positiva que lo motive a hacer su trabajo. Los problemas de conducta más graves requieren ayuda profesional. Pídale a su médico de cabecera o consejero escolar que lo recomiende.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Post Top Ad

Your Ad Spot

Páginas