Breaking

Post Top Ad

Your Ad Spot

martes, 8 de diciembre de 2020

Crecimiento y desarrollo de niños pequeños

 

GoodLifeStudio / Getty Images

Durante la infancia, su hijo cambiará y crecerá rápidamente, aprenderá habilidades y podrá interactuar con el mundo de formas nuevas y diferentes. Este proceso se conoce como desarrollo y abarca varias áreas, incluido el desarrollo cognitivo, el desarrollo físico, las habilidades del lenguaje y el desarrollo social.

Áreas de desarrollo del niño pequeño

Su hijo cambiará sustancialmente durante su infancia. Puede esperar ver desarrollo en estas áreas.

El desarrollo cognitivo se refiere a las capacidades intelectuales, como el pensamiento y el razonamiento, así como la adquisición de conocimientos y la capacidad de procesar información. Durante los años de la infancia, los padres verán grandes avances en esta área.

El desarrollo físico incluye el crecimiento de un niño pequeño, así como sus habilidades motoras finas y gruesas. Si bien los cambios en esta área no serán tan pronunciados o rápidos como en la etapa infantil, verá muchos pasos agigantados (literalmente) desde las edades de 1 a 3 años.

  • El desarrollo motor grueso se refiere a habilidades que requieren el uso de los músculos grandes de un niño pequeño, como sus piernas y brazos.
  • El desarrollo de la motricidad fina incluye habilidades que implican el uso de músculos más pequeños, como dedos y manos.

Las habilidades lingüísticas son otro aspecto importante del desarrollo del niño pequeño. De los 12 a los 36 meses, los niños pequeños generalmente pasan de usar un puñado de palabras a conectar imágenes y objetos con palabras a hablar en oraciones completas y comunicar pensamientos e ideas más complejos.

El desarrollo social implica la capacidad de su niño para aprender y adaptarse a las normas sociales, como indicar necesidades, pedir ayuda e interactuar y jugar de manera apropiada con su grupo de compañeros, al mismo tiempo que adquiere independencia y un sentido de sí mismo.

Todo este crecimiento y desarrollo puede parecer una tarea difícil para un niño tan pequeño, pero los padres se sorprenderán de los cambios que verán en su niño durante los próximos dos años.

Si bien existen hitos de desarrollo normales que los niños pequeños a menudo alcanzan en edades y etapas relativamente similares, todos los niños son diferentes y aprenden y se desarrollan a su propio ritmo.

Además, no es raro encontrar que un niño pequeño favorece un tipo de desarrollo sobre otro. Por ejemplo, un niño pequeño que es muy verbal puede parecer que va a la zaga de sus compañeros en el desarrollo de habilidades motoras gruesas y viceversa. Pero los padres pueden estar tranquilos: la mayoría de las veces, estas diferencias en los plazos de desarrollo se igualan en unos pocos años y no son necesariamente una señal de retraso.

Cómo fomentar el desarrollo en los niños pequeños

Como padre, ¿cómo puede fomentar el desarrollo de su hijo? A una edad tan temprana, muchos aspectos de la vida de un niño pequeño pueden afectar el desarrollo tanto positiva como negativamente. A continuación, presentamos algunos de los principales factores que pueden influir en todos los aspectos del desarrollo:

Comida y nutrición

Los niños pequeños tienen la reputación de ser quisquillosos con la comida, pero es importante que los padres se aseguren de que los niños pequeños consuman comidas y refrigerios nutritivos. Según la Academia Estadounidense de Pediatría, un niño pequeño debe comer tres comidas y uno o dos bocadillos cada día que consistan en proteínas, carbohidratos y grasas de una variedad de alimentos, que incluyen frutas, verduras , carne y granos integrales. La desnutrición debida a la falta de alimentos, las comidas que carecen de los nutrientes y minerales adecuados o una dieta que incluye demasiada azúcar pueden inhibir el desarrollo del cerebro y el crecimiento físico, causar caries o preparar a un niño pequeño para problemas de obesidad . Los padres deben asegurarse de que se satisfagan las necesidades nutricionales básicas de un niño pequeño.

Un ambiente seguro

Vivir en una comunidad y un hogar seguros es fundamental para apoyar el desarrollo y la salud emocional y social de un niño. Algunos factores de riesgo que pueden conducir potencialmente a retrasos en el desarrollo incluyen una madre que sufre de depresión, otros problemas de salud mental de los padres, violencia en el hogar, uso / abuso de drogas y / o pobreza. 

Además, para los padres que trabajan fuera del hogar, elegir la niñera, el cuidador, la guardería o el preescolar adecuados es fundamental para el desarrollo de su hijo porque es probable que el niño pase la mayor parte de sus horas de vigilia bajo su cuidado. Es importante encontrar un entorno seguro, saludable y afectuoso para su hijo pequeño a fin de apoyar sus habilidades cognitivas, motoras gruesas, motrices finas, emocionales y sociales a medida que su hijo progresa en la etapa del niño pequeño.

Juego e interacción

Para que los niños pequeños aprendan y se desarrollen, es fundamental que los cuidadores interactúen con los niños de manera amorosa y cariñosa y les brinden oportunidades para explorar, crear y jugar. Para los niños en guarderías o preescolares, querrá asegurarse de que un niño tenga acceso a juegos creativos, como juguetes, libros y materiales de arte , lo que ayuda a desarrollar habilidades cognitivas, así como habilidades motoras finas, y se le anima a participar en juego activo, que fortalece los músculos y ayuda a los niños pequeños a desarrollar habilidades motoras gruesas. También es importante que los padres y otros cuidadores interactúen con los niños pequeños. Hablar con los niños pequeños, jugar con ellos y animarlos les ayuda a desarrollarse emocional y socialmente. La comunicación con los adultos es un aspecto importante de la adquisición del lenguaje.

Dormir

Sabemos que la falta de sueño puede hacer que los niños pequeños sean desagradables, propensos a las rabietas y, en general, malhumorados, pero el sueño es uno de los requisitos más fundamentales para un crecimiento y desarrollo saludables en los niños pequeños. El sueño tiene un impacto directo en el desarrollo del cerebro, y los niños pequeños todavía necesitan de 11 a 14 horas de sueño cada día, incluidas una o dos siestas, según la edad del niño. 

Sin embargo, no es raro que un niño pequeño tenga problemas para dormir, incluso cuando durmió bien cuando era un bebé. A medida que un niño se vuelve más consciente de su entorno, los miedos nocturnos, las pesadillas, la ansiedad por separación, el impulso de ser más independiente y la capacidad de levantarse de la cama sin la ayuda de sus padres pueden contribuir a las dificultades para dormir, pero es fundamental trabajar con su niño pequeño para asegurarse de que duerma lo suficiente.

Preocupaciones médicas

El desarrollo normal del niño pequeño puede verse obstaculizado por problemas médicos, incluidas enfermedades crónicas u otras enfermedades graves que retrasan el desarrollo físico; múltiples hospitalizaciones por enfermedades graves pueden obstaculizar el desarrollo social; y las deficiencias auditivas o visuales pueden afectar el desarrollo social.

También es importante recordar que los niños que nacen prematuramente tienen cronogramas e hitos de desarrollo ajustados a lo largo de las etapas del bebé y del niño pequeño. Esto significa que si su niño nació más de tres semanas antes de la fecha de parto, el hito del desarrollo de su hijo se ajustará a si nació en la fecha de parto. Para la mayoría de los niños nacidos prematuros, el progreso del desarrollo alcanza el rango normal a la edad de 2.4 años. Si su hijo no lo ha hecho, es posible que necesite apoyo e intervenciones adicionales, sobre las cuales su pediatra le aconsejará. 

Cómo se controla el desarrollo

No todos los niños se desarrollan al mismo ritmo, pero hay hitos del desarrollo que los médicos esperan ver dentro de un cierto período de tiempo, y se pueden recomendar intervenciones como terapia del habla, física u ocupacional si un niño pequeño no ha alcanzado un hito del desarrollo dentro de un período sugerido. rango.

Los pediatras supervisarán el progreso de su hijo en las visitas de bienestar, como los chequeos con su médico cuando su hijo no esté enfermo, o las vacunas durante las visitas de bienestar, que generalmente sucederán a los 12 meses, 18 meses, 24 meses y 36 meses.

Para evaluar el desarrollo de su hijo, su pediatra le hará preguntas sobre cómo juega, se mueve, interactúa con los demás, habla, responde a preguntas o instrucciones, así como preguntas sobre comportamientos independientes como alimentarse o vestirse solo. Muchos pediatras utilizan el Cuestionario de edades y etapas, una herramienta de detección ampliamente utilizada para niños desde el nacimiento hasta los 6 años.

Se les pide a los padres que completen el cuestionario antes de la visita, que hace una serie de preguntas que miden la comunicación, resolución de problemas, personal, social y las habilidades motoras finas y gruesas de su hijo. El cuestionario está diseñado para ayudar a identificar a los niños que están en riesgo de retrasos en el desarrollo y fomenta la participación de los padres en el desarrollo de sus hijos.

Ya sea que complete un cuestionario o simplemente hable con el médico, el objetivo es identificar posibles retrasos y proporcionar los servicios adecuados que pueden ayudar a un niño pequeño, conocido como "intervención temprana". Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, “En los Estados Unidos, alrededor del 13 por ciento de los niños de 3 a 17 años tienen una discapacidad del desarrollo o del comportamiento, como autismo, discapacidad intelectual y trastorno por déficit de atención / hiperactividad. Además, muchos niños tienen retrasos en el lenguaje u otras áreas que pueden afectar la preparación escolar ".

Cuanto antes se identifiquen estos retrasos y discapacidades, más rápidamente se podrá apoyar al niño con los servicios de intervención temprana. Los servicios de intervención temprana son específicamente para bebés y niños pequeños y pueden ayudar al niño a lograr mejoras significativas en sus habilidades de desarrollo. Estos servicios incluyen terapias que ayudan al niño a aprender a interactuar con otros, caminar, hablar, desarrollar respuestas apropiadas a los estímulos sensoriales y más.

Si le preocupa el desarrollo de su niño pequeño, tenga en cuenta que los niños se desarrollan a ritmos diferentes y, al igual que los adultos, cada niño pequeño tiene algunas habilidades que son más fuertes que otras. Sin embargo, también es importante no ignorar las señales de advertencia. Primero, consulte al pediatra de su niño pequeño si tiene alguna inquietud. El médico de su hijo le hará preguntas y posiblemente lo derivará a un especialista en intervención temprana para una evaluación más detallada.

El especialista controlará de cerca a su niño mientras lo lleva a través de una serie de juegos o actividades. A través de estas interacciones, así como mediante la entrevista a los padres o al cuidador, el especialista recomendará al niño para los servicios de intervención temprana o no. Si su hijo no necesita servicios adicionales, es posible que deba realizar un seguimiento con otra evaluación en tres a seis meses para reevaluar.


No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Post Top Ad

Your Ad Spot

Páginas